Personas ingenuas: carne de cañon para el abuso y/o maltrato

Personalidades ingenuas: carne de cañon para el maltrato y/o abuso.

Quienes son las personalidades ingenuas?
Una definición podría ser la de aquella persona con ausencia de malicia y de experiencia, con ausencia de doblez al actuar.

La personalidad ingenua se caracteriza entre otros rasgos por:
.- Ser todo corazón, bondad.

.- Siempre bienpensadas.
.- Fácil de engañar.
.- Simple, sencilla, sin doblez.
.- Excesivamente sincera.
.- Excesivamente confiados.
.- Nunca o rara vez hablan mal de los demás.

 

.- Con una personalidad “cuidadora”

 

.- Sacrificados
.- Tienden siempre a justificar o a excusar el comportamiento inadecuado del otro.
.- Perdona sin límites, perdona todo, no importa lo que le hagan.
.- Ama incondicionalmente.

Tradicionalmente este tipo de rasgos se le atribuyen a los niños, pero lo cierto es que igual al que todos los niños no son “inocentes”, la ingenuidad es una característica de la personalidad que no conoce de: edad, sexo, nivel cultural o social.
El ser ingenuo es un rasgo que se aprende, bien por modelos familiares o bien por falta de la suficientes “ experiencias en la vida “como para plantearse ser un poco más cauto y no tan confiado.

Es una ventaja o un inconveniente el ser ingenuo/a?

Definitivamente bajo mi entender, una vez sobrepasada la etapa infantil, el ser ingenuo nunca es una ventaja.

Las personas ingenuas hacen alarde del dicho que dice  “ trata a los demás cómo te gustaría que te tratasen a ti”.

Desgraciadamente cuando nos encontramos ante personalidades tóxicas lejos de ser un buen lema para aplicar en las relaciones con los demás, se convierte en un autoexigencia e incluso amenaza para la integridad de las personas ingenuas.

¿Dónde es perjudicial ser ingenuo?

En todo en todas las áreas pero sin duda donde más se impone el ser cauto y prudente es con las relaciones sociales, personales y de pareja.
Aquí la persona que es ingenua puede ser si no anda con ojo, “carne de cañón “para aquellas personas que no tienen escrúpulos , que utilizan la mentira y/o la manipulación simplemente porque les conviene.
Ante estas personas, el/la ingenua, de no cuestionar sus creencias y valores se puede ver sometida a situaciones de abuso o maltrato de las que puede ser muy difícil, primero: darse cuenta que se está produciendo, pues cómo hemos dicho son “bienpensadas” y segundo para salir de éste, en muchos casos teniendo que recurrir a un psicólogo.

¿ Que puede hacer una persona que es excesivamente confiada y que se ve sometida a una situación de abuso por parte de otras personas?

1.- Hacer caso de sus intuiciones y sensaciones, y no tanto de sus creencias y valores morales o religiosos.
2.- Cuestionar conceptos como perdonar o consentir.
Para las personas ingenuas estos dos conceptos son lo mismo y, no lo son.
Cuando estas personas consienten, lo que hacen es huir o dejar a un lado el malestar , dolor, sufrimiento que les ha producido el relacionarse, atender, o escuchar a la persona que abusa de ellos.
Para más tarde recurrir al autoengaño, perdonando la actuación de éste.
Este perdón mal atendido y aplicado lejos de hacer más consciente a la persona víctima del abuso, consigue todo lo contrario, lo aleja del nivel de conciencia y dolor que le serviría para estar alerta a las situaciones siguientes que se presenten.
Asi que nada. No es que se tenga una gran capacidad para perdonar, es que se consiente mucho y con mucha facilidad.
3.- Observar ante que situaciones la persona tiende a caer y morder el anzuelo:
.-Ante su presencia física, ante sus palabras y mensajes cariñosos…
Observar para poner límites y no permitirse permanecer ahí

Es decir dejar de perdonar, y al contrario tener muy muy presente los hechos que causaron que se tenga dolor y sufrimiento, no olvidarlos.
4.- Dejar de ver esta característica de personalidad cómo algo positivo, no dejarse llevar por el “efecto halo”, este es el efecto que hace que de una o varias cualidades positivas que reconocemos en el otro, acabemos atribuyendo y dando por hecho que tambien tiene muchas más.
Cuando se vive sólo quedándose con lo bueno, teniendo y dando infinitas oportunidades, cuando se vive en definitiva con una venda en los ojos….la caída a la realidad puede ser tremenda.
Para ello es importante pararse y a ser posible escribir que ventajas creo que hasta ahora me daba el ser y comportarme de forma ingenua y…lo más importante ver que coste estaba y /o estoy ( si aún estas sufriendo el abuso ), pagando por ello.
5.- Cuestionar las creencias y valores que la persona tiene asociada al ser ingenuo o a lo contrario.
Muchas de estas personas creen que si dejan de serlo se convertirán en “malas personas” o en alguien que no son ellos.

Las experiencias en la vida, sobre todo las negativas son las que más nos sirven y nos hacen aprender.
Si eres una persona o conoces a alguien demasiado ingenuo/a, animate a hacer el esfuerzo de cuestionarte el dejar de serlo.
Puede que al principio te resulte extraño o incómodo pero sin duda estarás mucho más protegido/a, vivirás con menos miedo y, la cuota de seguridad y confianza en ti mismo/a subirá.