En la normalidad está la virtud para sentirse bien

Saludos y bienvenidos al Blog
normalidad

Quiero comenzar a escribir sobre algo que la mayoría de las personas demandan cuando van al psicólogo, QUIERO SENTIRME BIEN, QUIERO SENTIRME MEJOR, pues bien para conseguir esto hay una receta que nunca falla y es la de creerse y aplicar en tu vida la siguiente frase: ” en la normalidad está la virtud”.
Esto que parece tan fácil, no sólo no lo es sino que además parece que va en contra de los valores que hoy en día encontramos en la sociedad.
hoy se valora lo contrario a ser normal:

  • Celebraciones, cumpleaños dónde no sólo hay que invitar a los amigos, sino a cuanta más gente mejor, porque sino no soy popular, fijaros por ejemplo en cómo son y dónde se celebran ahora las fiestas de cumpleaños de los niños ( se invita a toda la clase, además por supuesto de a los padres de éstos, no sin antes reservar previamente y con muucha antelación el sitio ” de moda”, porque no lo vas a celebrar en tu casa y vas a hacer quedar a tu hijo de “raro”….)
  • Cuerpos y caras perfectas, creer que todo lo podemos controlar, cambiar o incluso comprar….
  • Curriculums y ofertas de trabajo cada vez más selectivos y que valoran la excelencia.
  • Instrumentos, accesorios…sin los cuales corremos el riesgo de sentirnos excluidos del resto, porque “lo normal” es tenerlos.
  • Realización de actividades y deportes de moda.
  • Bebidas, comidas, que nada más ingerirlas te crean “superpoderes”….
  • Cremas, fármacos más eficaces de “lo normal”….

Además esto no sólo ocurre a nivel material, si nos fijamos también ocurre en nuestras actitudes y comportamientos ante las situaciones personales.
por ejemplo:

  • En el número de separaciones y/o divorcios.
  • En cómo afrontamos nuestros éxitos y fracasos cada vez mas desde las posturas de: “porque YO lo valgo” y “YO no me lo merezco”.
  • En el número de agresiones, denuncias y abandonos que desde esas posturas tratan de convencernos que no había otra salida.
  • En cómo manejamos las rutinas, los temores, las crisis, los conflictos desde las adicciones, las salidas, los viajes… en definitiva haciendo algo ESPECIAL.En cómo educamos a nuestros hijos , preocupados porque sepa, porque tenga más oportunidades que el otro, vaya a ser y a que se conforme con ser “normal”.
  • Cómo nuestros niños cada vez necesitan más cosas, más atención…para sentirse bien y, cómo nosotros necesitamos dárselas para sentirnos igualmente tranquilos.
  • Cómo nos empecinamos, la mayoría de las veces sin ser ya ni siquiera conscientes de ello en ser: los compañeros perfectos, la madre/el padre perfecto, el trabajador o el jefe ideal, el más listo, el más eficiente, el más original….etc.

Como he comenzado diciendo al principio, si lo que quiero es sentirme y estar bien, creo que todos deberíamos hacernos las siguientes preguntas:
¿ Me acepto, me respeto y valoro tal cómo soy?.
¿ Hago lo mismo con los demás?.

Si la respuesta a las dos preguntas es si, felicidades, no debes de tener muchos problemas para con frecuencia sentirte bien.
Si la respuesta a cualquiera de las dos o a las dos es no, felicidades también, pues eres una persona “normal”, tu trabajo consistirá en encontrar la manera de seguir siéndolo sin que eso suponga el reconocimiento de una cualidad negativa en ti, ya que sólo cayendo en la cuenta de que no son nuestras virtudes y defectos los que nos hacen ser o no especiales, sino más bien el uso y la valoración que yo haga de ellos, así tendrás una mayor probabilidad de reducir tu malestar y aumentar los momentos, situaciones y lugares dónde sentirte bien.

Por eso intenta hacer caso, tomateló en serio y no hagas oidos sordos a aquellos comentarios que provienen de las personas que te conocen y/o te quieren y que se refieren a ti diciéndote, que : eres una persona complicada, rara, especial o dificil…, aunque no te guste o te cueste creerlo la mayoría de las veces tienen razón.